La secta satánica que está detrás de la desaparición de niño de 6 años para un ritual

23 de octubre de 2022 Por notiguate.com Desactivado

Madre, abuelo y padrastro fueron capturados tras la desaparición de un niño de 6 años, se cree que pertenecen a una secta satánica.

Conmoción ha generado la denuncia de la desaparición de un niño de 6 años en Colombia, luego que se conociera que su desaparición podría estar vinculada a un ritual relacionado con una secta satánica.

El menor Maximiliano Tabares Caro desapareció hace un mes en una comunidad conocida como Remedios, en el municipio de Antoquia, en Colombia.

Hasta ahora se sabía que la madre del menor, Sandra Patricia Caro Pérez, había enviado al niño a eso de las siete de la mañana del miércoles 21 de septiembre a comprar arepas, pero el menor nunca volvió.

Sin embargo, las investigaciones dieron un giro que ha sorprendido a los habitantes de lugar, luego que Caro Pérez, el padrastro y el abuelo del niño, fueron capturados por la policía e indicaron que la detención se realizó debido a que se tuvo información que todos pertenecían a una secta satánica denominada «Los Carneros».

De acuerdo con la versión de los vecinos, la madre de Maximiliano era conocida como «La cacica» y todos sabían que la familia se dedicaba a realizar cultos satánicos dentro de la casa. Hecho que fue verificado por la policía, quienes encontraron evidencias de los ritos.

Encontraron libros de brujería y magia, un muñeco que aparentemente se utilizaba para hacer magia vudú y un cuchillo antiguo. Además, identificaron que el padrastro de Maximiliano, Fabio Carmona, era el líder de la secta, mientras que el padrastro y la abuela formaban parte del grupo satánico.

Según las investigaciones, la familia utilizaba los rituales a satanás con el objeto de localizar oro en el área, ya que Remedios es una zona donde han existido extracciones mineras desde tiempos coloniales.

Aparentemente la secta usaba los rituales para encontrar entierros indígenas conocidos como guacas, en donde los indígenas enterraban a sus muertos acompañados de piezas de oro. Para ello, uno de los integrantes conocido como «El Orejas» era usado como medium.

La desaparición
Uno de los familiares narró que desde hacía algunas semanas el niño tenía miedo de vivir en la casa, porque su mamá, su abuelo y su padrastro hablaban de cosas malas.

Mientras que las investigaciones reflejaron que uno de los hombres convenció la secta de que el niño estaba poseído, razón por la cual no habían logrado localizar ningún entierro, razón por la que lo torturaron, asesinaron y desaparecieron. Para ello, la policía interceptó comunicaciones y realizó entrevistas de reconocimiento fotográfico.

La noticia conmocionó a los vecinos, quienes trataron de linchar a la madre del niño, por lo que la mujer fue trasladada hacia Medellín.

Fuente: Soy502